Vivienda y servicios públicos - ICV 2015

Vivienda y Servicios Públicos

La vivienda satisface un conjunto de necesidades: garantiza la protección y abrigo, brinda privacidad a la familia y el cumplir las funciones básicas: preparación y consumo de alimentos, aseo personal, reposo, recreación, procreación y crianza.

Según la Encuesta de Percepción Ciudadana de 2014, el 39% de los pereiranos tiene vivienda propia, el 45% arrendada y el 16% restante familiar. De aquellos que indican no tener casa propia, el 46% explica que se debe a no tener capacidad económica, el 27% a no contar con subsidios y un 22% a que no tienen acceso a un crédito.

De otra parte, los servicios públicos de la ciudad, presentan coberturas cercanas al 100% en acueducto, alcantarillado, aseo y energía eléctrica en la zona urbana de Pereira, según la Encuesta de Percepción Ciudadana de 2014, el 94% de los pereiranos se sienten satisfechos con el servicio de gas domiciliario, el 91% con el acueducto y el 85% con la energía eléctrica.

En cuanto a Déficit de vivienda, se tiene que el Déficit Cuantitativo -estima la cantidad de viviendas que se deben construir para albergar a la totalidad de la población- pasó del 11% (2013) al 14% (2014). De los 19.647 hogares sin vivienda en Risaralda, 9.051 son de la ciudad de Pereira.

En tanto, el Déficit Cualitativo -hace referencia al número de viviendas que no cumplen con estándares mínimos de calidad y por ende no ofrecen una calidad de vida adecuada a sus habitantes- pasó del 3,9% (2013) al 6,4% (2014).

En la actualidad existen alrededor de 4.242 viviendas que se encuentran en zonas de alto riesgo, el déficit de vivienda es de 9.771 hogares y, de acuerdo con el proyecto de POT, la Secretaría de Planeación calculó en 1.329 las viviendas de invasión (2012).

Con respecto a los equipamientos públicos en Pereira -espacios físicos que soportan las actividades sociales y comunitarias de la población, tales como educación, salud, recreación, entre otros-, se presentan diversas dificultades. En la zona urbana, comunas como El Jardín, El Oso, El Poblado y El Rocío no cuentan con ningún equipamiento cultural, mientras que el Centro ofrece el 63% de estos. De otro lado, los únicos equipamientos de abastecimiento son la Central Mayorista Mercasa y la Central Minorista.