La Pereira que deseamos

En los diversos ejercicios que se han hecho sobre cuál debe ser la ciudad que queremos, indefectiblemente aparecen los lugares comunes, que no por serlo, dejan de ser el meollo de cosas elementales, mínimas y deseables en cualquier comunidad civilizada: educación, seguridad, salud, medio ambiente, movilidad, servicios públicos, competitividad.
Es tan lógico el tema que pudiera pensarse que gastarle tiempo y dinero a algo tan fácil de comprender, es derrochar tiempo y recursos.
Sin embargo, en el último ejercicio sobre la materia, se incluyeron unas metas para cumplir en el tiempo, que nos indicarán si progresamos o retrocedemos en la búsqueda de la ciudad que queremos.
Así por ejemplo, hoy sabemos que la ciudad, hace ya algunos años, tiene porcentaje de cobertura en servicios públicos por encima del promedio nacional y con una calidad, bastante buena.
Pero aún no hemos podido implementar un instrumento que consideramos básico para efectuar el seguimiento, cual es el Observatorio de la prospectiva 2032, que desde la perspectiva gremial, consideramos importante poner a funcionar.
En aspectos educativos lo único que hoy sabemos, es que se logró reducir el déficit de acceso a esta de la primera infancia, en un 33%, pero nada sabemos sobre progresos en bilingüismo. Y los resultados de las pruebas del ICFES no muestran que la calidad de los colegios públicos haya mejorado.
La encuesta de Pereira Cómo Vamos, da cuenta de preocupantes situaciones como aquella de que no disponemos de un capital social digno de mencionar. Esto nos parece grave y la indiferencia o escepticismo del ciudadano común sobre la participación en los temas de ciudad, se debe en buena parte a que su ciudad parece dejada de la mano de Dios, sin una autoridad que ordene, prohíba y permita y haga de esta un lugar amable, en todo sentido. La situación se agrava cuando la gente percibe que los reclamos que se hacen desde diversos escenarios no parecen ser siquiera escuchados por quienes nos gobiernan.

Creemos que el gobernante debe cambiar de conducta en aquellos casos en que su autoridad no se siente. El espacio público y su defensa, es hoy una necesidad que la ciudadanía reclama.

Los cambios en algunas estructuras de poder no deben generar fisuras en el gobierno, sino por el contrario, deben servir para corregir el rumbo.
La presencia en la Presidencia del Concejo Municipal de una persona que, como el Concejal Yezid Rozo, no pertenece a la coalición de gobierno, debe servir para tender puentes, buscar consensos y no para crear nuevas confrontaciones.
Tenemos de este edil un buen concepto, pues lo hemos visto siempre prudente e interesado en que las cosas buenas y necesarias para la ciudad se hagan. Ajeno a inútiles confrontaciones y coincidente con nosotros en lo que creemos debe ser la ciudad que deseamos.
Así que, ahora que es un hecho su condición de Presidente del H. Concejo, esperamos una labor de concejales y administradores tendiente a pensar y obrar, teniendo en cuenta, solamente, los altos intereses de la ciudad.

FERNANDO AGUDELO VELASCO
Presidente Ejecutivo

Fecha: 14 de Diciembre de 2012
Lugar: Colombia
Regresar
Califique esta Publicación
Puntuación: / Votos: 0

Area de comentarios

Deja tu comentario: